DANZA | Martes 25 Octubre | 22:30 horas | C.C. MANUEL BENITO MOLINER (ANTIGUO MATADERO)

Meritxell Barberá e Inma García, tituladas en Danza Clásica y Contemporánea en la ciudad de Valencia, fundaron la compañía Taiat Dansa en 2003. Desde entonces han presentado sus creadciones en distintos espacios y festivales, tanto a nivel nacional como internacional. Y ahora, tras su magnífico “Vamos a hacerte bailar: persiguiendo a Patti Smith”, que se presentó hace dos años en el festival Periferias, la compañía valenciana Taiat Dansa regresa a Huesca para ofrecer un exhaustivo recorrido por los “ismos” del universo artístico, con una parada especial en el movimiento psicodélico. Hay quienes juran que la marginalidad de la danza, eternamente arrinconada en los entresijos, en los intermedios, en los interludios, en los entredichos, en las pausas, en los descansos, en las transiciones, en las aceras, en los marcos, en los bordes, en los pasajes y los pasillos de las Artes, ha sido de hecho su gran baza, su grandeza. Pero hay también quienes juran que no puede ser de otra manera, y que de entre tantas artes abocadas a perdurar, fue fundamental que la humanidad se dotara, desde el inicio de la deriva llamada historia, de un arte naturalmente enemigo de la perdurabilidad, naturalmente desmemoriado, naturalmente vago, de un arte sin historia en la deriva llamada historia. Es más, fue fundamental que, de entre las artes de la representación, le tocara a la danza encarnar la caducidad de toda representación, y hacerlo a través de lo carente, de lo caduco por excelencia: el cuerpo mortal. Es posiblemente en esta “terminalidad del discurso” donde la danza encuentra el bodegón, o naturaleza muerta, o still life, título de este espectáculo.