“La literatura es precisamente lo único que me salva, la literatura y el dinero. “Decía Lopoldo María Panero en una entrevista en 2011. Poco podemos contar sobre él que no se haya dicho ya, pero no queremos dejar pasar esta edición sin dedicar unas líneas a quien sólo las palabras salvaron (y el dinero, quizás porque es otra ficción que nos refugia de la realidad).

En la misma entrevista contaba:

“Toda escritura es una porquería. Yo soy técnicamente como Mallarmé y como Pound, no creo en la musa ni en la inspiración ni nada. Mis poemas nacen técnicamente, de otros poetas y de otros poemas.”

Probablemente cuando hace aproximadamente un año Edgar Luján del sello Música:Solar decidió hacerle un homenaje estas dos ideas rondaban su cabeza. Reunió veinticinco visiones sobre la obra de Panero que mostraban ese compromiso cotidiano con la palabra, esa visión de la poesía como palimpsesto en el que permanecen las lecturas del poeta. Más que de una recopilación de poemas cantados o recitados, dice Luján que se trata de “una reverencia a las posturas y sacrificios que el poeta ofrendó al terreno humanista, para entregar por completo su vida y pensamiento en un valioso legado que va más allá de etiquetas que lo podrían convertir en personajes que él mismo reprobaba”.

Puedes escuchar El legado de una tragedia: Homenaje a Leopoldo María Panero aquí: