En estos tiempos de cuotas de productividad  y marca personal, de coaching y emprendeduría, el triunfo produce monstruos. La búsqueda sin cuartel del éxito y la vida en la ciudad, siempre corriendo y compitiendo puede despertar nuestros instintos más primarios y reducirnos a bestias rabiosas. No todos lo aguantan, unos explotan y otros depredan.

Y por eso en Quiero y no puedo no podían faltar unas canciones de amor a los demonios del ascenso social.

Fiera son un cuarteto sevillano entregado ciegamente al “post punk motivacional”. En ocasiones cuesta distinguir entre euforia, escatología y psicopatía pero incluyendo un aspirador entre sus instrumentos, sabemos que siempre dejan limpia la escena del crimen.

Puedes descargar su disco Déjese llevar en la web de El Rancho.