PONCHE DE MÚSICA LISÉRGICA
MÚSICA | Sábado 29 Octubre | 22:00H | Palacio de Congresos

El nombre de Kiko Veneno está escrito con letras de oro en la historia de la música española. Desde sus comienzos con el grupo Veneno, que formaba con los hermanos Rafael y Raimundo Amador, hasta su último disco en directo titulado “Doble Vivo”, Kiko Veneno ha levantado una de los cancioneros más brillantes de la música en castellano, casi imposible de resumir en estas pocas líneas. Tras los tiempos, desvergonzados, callejeros y repletos de imágenes a caballo entre el cuelgue hippie y la sabiduría gitana que nos brindó con Veneno (su etapa más lisérgica), llegarían obras maestras como “Échate un cantecito”, “Está muy bien eso del cariño”, o, ya en el nuevo milenio, “Dice la gente”. Autor de un sinfín de canciones memorables, como “Joselito”, “Mercedes Blanco”, “Lobo López”, “Echo de menos”, “Hace calor”, “Pata Palo”, “Los delincuentes” o de la que Diego Manrique dijo con razón que debería ser el himno de España, “Volando voy”, Kiko Veneno ha levantado una auténtica leyenda indeleble. Rey de los ritmos vacilones, compositor de rumbas que dicen siempre más de lo que parecen, y de versos como Me quiero asegurar / que mi sombrero está bien roto y así los rayos / pueden entrar en mi cabeza. José María López Sanfeliu, esto es Kiko Veneno, es por derecho propio uno de los artistas más importantes de las últimas cuatro décadas. En Periferias actuará en acústico y en solitario, ofreciendo una visión reposada de su cancionero que vibra con profundidad, alegría, vida y frescura con la única compañía de su guitarra.